PortadaTestimonios
Testimonios

Mi trabajo ya no depende de las fluctuaciones de la bolsa

Juan Carlos Fierro, asesor financiero, Estados Unidos

1 de enero de 2002

Mi encuentro con las enseñanzas de san Josemaría referentes a la Santa Misa, ha influenciado en mi modo de trabajar. Tratando de poner en práctica lo que dicen sobre la centralidad y radicalidad de la Santa Misa, por ejemplo en Forja, “lucha para conseguir que el Santo Sacrificio del Altar sea el centro y la raíz de tu vida interior, de modo que toda la jornada se convierta en un acto de culto —prolongación de la Misa que has oído y preparación para la siguiente—, que se va desbordando en jaculatorias, en visitas al Santísimo, en ofrecimiento de tu trabajo profesional y de tu vida familiar” (Forja, 69), mi trabajo ha experimentado una serie de cambios.

[continuar leyendo...]

Comprobé que Dios no se deja ganar en generosidad

Alvaro Vidal, responsable del área informática en un almacén mayorista, Uruguay

1 de enero de 2002

Trabajo en un almacén al por mayor, me encargo de área de informática y tesorería. Compagino esta actividad con la de ser padre de familia, tras 25 años de matrimonio tenemos 10 hijos -siete mujeres y tres varones, el más pequeño con 5 años. La mayor de mis hijas está casada y ya soy abuelo. Tengo también un buen “lote” de hermanos, 11 varones –un equipo de fútbol entero, todos de Peñarol– y una mujer.

[continuar leyendo...]

Construyendo una cultura de la vida

Dolores Voltas Baró, médico endocrinólogo, Vocal de la Sociedad Catalana de Bioética, España

1 de enero de 2002

En 1954 empecé la carrera de Medicina en la Universidad de Barcelona. Mi hermano mayor me animó para que el año siguiente me trasladara a estudiar a Navarra, donde comenzaba una universidad nueva; y me entusiasmé. En realidad, no era todavía universidad.

[continuar leyendo...]

Esto está escrito para vos y para mí

Chelita Amato de Oliveira, abogado, Uruguay

1 de enero de 2002

Un día lluvioso, a las corridas tras un taxi para ir al hospital a cuidar a su padre que se encontraba en estado terminal, un vecino le dio una estampa de San Josemaría. A la vuelta de los años se daría cuenta de que su trabajo, el de su marido, sus hijos y la vida cristiana eran una misma cosa.

[continuar leyendo...]

Card. Franz König, Obispo emérito de Viena, Austria

Transmitía una enorme grandeza de espíritu

21 de diciembre de 2001

Escrivá pertenece al tesoro de la Iglesia. Conocí a Josemaría Escrivá de Balaguer en Roma durante el concilio Vaticano II. Me habían dicho que fomentaba el papel del laico en la vida cotidiana, en las profesiones, para conseguir que la Iglesia actuara en el mundo a través de los laicos, sin alzacuellos ni faja episcopal. Era un hombre que, a mi modo de ver, transpiraba una enorme grandeza de espíritu. Se interesaba por el concilio. Supe que viajaba mucho y que estaba interesado por el apostolado de los laicos. Hablaba mucho de lo que sucedía en todo el mundo, y me di cuenta muy pronto de que allí había una Iglesia viva.

Lecciones prácticas de cristianismo

Abraham Thomas, Nueva Delhi, India

14 de septiembre de 2001

Me gusta describir sus enseñanzas como "lecciones prácticas de cristianismo". Toma temas simples y ofrece explicaciones muy amenas. Sus razonamientos, planteados como en conversación, llevan a hacer propósitos concretos, y esto hace de sus libros una buena guía para la meditación.

El hombre en el arte se enfrenta con el misterio de la vida

Hans Thomas, Director del Lindenthal-Institut de Colonia, Alemania

21 de enero de 2001

Uno de los aspectos centrales del mensaje de san Josemaría se refiere a la santificación del trabajo. ¿Cómo se puede reflejar ese aspecto en el ámbito concreto del arte?

[continuar leyendo...]

Un trabajo más humano

M. Teresa Pallut, París, Francia

1 de enero de 2001

Cuando se debe compaginar vida familiar y vida profesional, se comprende bien este juego entre lucha personal y gracia de Dios. Vemos a diario que una familia sin un enfoque profesional es frágil y subjetiva… y que una vida profesional sin la implicación generosa de la persona se deshumaniza.

[continuar leyendo...]

Conjugar la ecuación trabajo – familia es un desafío constante

Jorge Claude, Chile

1 de enero de 2001

Nací en Chile. Mis padres siempre se preocuparon de formarnos en las virtudes humanas, y de establecer una estrecha relación con mis hermanos y conmigo. Recuerdo con nostalgia las sobremesas, enfrascados en interesantes conversaciones, siempre de gran contenido.

[continuar leyendo...]

Siempre me cuidó de una manera muy paternal

John Anthony Henry, Doctor en medicina, Londres, Gran Bretaña

1 de enero de 2001

Conocí a san Josemaría durante sus estancias en Inglaterra en los veranos de 1960, 1961 y 1962, poco después de pedir la admisión en el Opus Dei. Más tarde le vi durante un viaje corto a Roma, invitado por él porque me había puesto enfermo.

[continuar leyendo...]

¿Qué le aconseja usted a un matrimonio recién formado?

María Ester Goldsack, Santiago de Chile

1 de enero de 2001

En julio de 1974, en el colegio Tabancura, tuve la suerte de conocer a Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer. Le hice una pregunta que ha marcado mi vida:
- Padre, ¿qué le aconseja usted a un matrimonio recién formado, que busca la santidad?

[continuar leyendo...]

Descubrí en qué consiste la aventura de la familia

Peter Prünte, Alemania

1 de enero de 2001

Hace unos años tenía un concepto naturalista de la familia. Ni siquiera me planteaba la formación de una y no acababa de incorporar esa realidad a mi vida, ni como posibilidad personal, ni como institución.

[continuar leyendo...]

Cada camisa que plancho tiene un nombre

Martine Liminski, ama de casa, Alemania

1 de enero de 2001

En mi trabajo diario en la casa, cada camiseta o camisa planchada tiene un nombre, el de su dueño. Cada comida que preparo con dedicación, reúne a personas concretas alrededor de la mesa, y estos pequeños trabajos hechos con amor, son valiosas oraciones para ellos.

[continuar leyendo...]

Por el mensaje de una estampa

Anastasia Ngumuta, médico y ama de casa, Nairobi, Kenia

1 de enero de 2001

Soy médico en una clínica privada de Nairobi, Kenia. Estoy casada y tengo cuatro hijos de 24, 23, 20, y 11 años y medio.

Nací y me crié en un marco rural en el Distrito Machakos de Kenia. Mi padre tenía un trabajo humilde en Nairobi y durante la mayor parte del tiempo, mis siete hermanas y yo vivíamos con nuestra madre. Mi madre trabajaba duro como campesina para completar los ingresos de mi padre en una zona semiárida. A mis hermanas y a mí nos enseñaron a trabajar mucho y a valorar la vida familiar, pues la nuestra era una familia feliz.

[continuar leyendo...]

Hacer lo que debo y estar en lo que hago

Leticia Greco, profesora y madre de familia, Argentina

1 de enero de 2001

Como docente y madre de familia numerosa, mi vida es un entramado urdido de luchas aparentemente insignificantes y de pequeñas victorias; un sucederse de días en los que no cabe el tedio, aunque muchas veces la fatiga pueda hacerse sentir.

[continuar leyendo...]